El informe revela que la introducción de un SDDR sería la medida más exitosa para reducir los residuos plásticos marinos, calculando que evitaría un total de 16.000 toneladas de estos desechos para 2030, además de ahorrar 620.000 toneladas de CO2 equivalente.