Armonización en el cálculo y verificación de objetivos sobre el contenido de plástico reciclado en las botellas para bebidas de plástico de un solo uso. Decisión de ejecución (UE) 2023/2683

IPARPLAST

Estamos comprometidos con la implantación de nuevos modelos de gestión, que hagan de los residuos verdaderos recursos generadores de sostenibilidad y nuevas oportunidades.

29 Feb, 2024

El fabulista de la antigua Grecia, Esopo, nos mostraba en una de sus narraciones titulada, “El lobo con piel de oveja”, la moraleja de que: “Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño”

“Me disfrazaré con esta piel de oveja, de manera que las ovejas y el pastor creerán que soy una oveja más”, decía el lobo.

Y su plan funcionó. Al atardecer, el lobo fue llevado al establo con el resto de las ovejas, relamiéndose éste y pensando en el gran banquete que se daría por la noche. Pero, cuando anocheció, el pastor entró en el establo buscando carne para cenar. Y, creyendo que el lobo era una oveja, lo tomó y se lo llevó.

Y, de aquellos polvos estos lodos. Aplicado a la gestión de los residuos plásticos municipales, hoy en día hemos retorcido tanto la realidad, que nos encontramos ante la imposibilidad de disponer de un sólido mercado de materias primas secundarias de materiales plásticos reciclados de calidad y que permitan su reincorporación en nuevos productos de alto valor; ello no es posible debido a la inexistencia de estos materiales tanto en cantidad suficiente, como en la mínima calidad requerida.

Como ya es sabido, la Directiva (UE) 2019/904 relativa a la reducción del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente, fijó unos objetivos de contenido mínimo de plástico reciclado aplicables a las botellas para bebidas de plástico de un solo uso a las que hace referencia la parte F de su anexo, incluidas las botellas de PET y aspira a que en el año 2025 las botellas de PET contengan al menos un 25 % de plástico reciclado, y que en el año 2030 contengan al menos un 30 %.

Todo ello, trae causa en el disfraz de oveja que ha vestido el sistema de responsabilidad ampliada del productor para envases que viene operando en nuestro país de forma monopolística; donde la despreocupación por el reciclaje, ha sido leitmotiv, con la aplicación de conductas y actuaciones durante décadas, que han sido restrictivas a un mercado emergente de materiales, como  recientemente ha puesto de manifiesto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a denuncia de un reciclador.

Precisamente, y con el ánimo de armonizar, a efectos de cálculo y verificación de objetivos, este contenido de plástico reciclado en las botellas para bebidas de plástico de un solo uso, surge la Decisión de Ejecución 2023/2683 de la Comisión de 30 de noviembre de 2023, para establecer disposiciones de aplicación de la anteriormente citada Directiva (UE) 2019/904.

A continuación, detallo algunos de los aspectos de mayor relevancia de la presente Decisión de Ejecución:

  • A efectos de cálculo y verificación de los objetivos, las etiquetas y fundas deberán computarse como partes de las botellas para bebidas, al haber sido declaradas igualmente en la puesta en el mercado.
  • Los objetivos de contenido mínimo de plástico reciclado fijados en la Directiva (UE) 2019/904 se expresan como el porcentaje (%) de las botellas PET respecto al porcentaje (%) de la totalidad de las botellas para bebidas introducidas en los mercados de los Estados miembros.
  • El plástico reciclado, solo debe contener materiales que ya eran residuos plásticos posconsumo antes de incorporarse al proceso de reciclaje.
  • En consecuencia, NO se consideran residuos posconsumo los materiales y residuos de plástico generados durante los procesos de producción o fabricación, incluidos todos los procesos de transformación secundaria, análisis, almacenamiento y traslado.
  • El plástico reciclado contenido en las botellas para bebidas, se rige por el Reglamento (UE) 2022/1616, a tenor de lo dispuesto en él, la única tecnología de reciclado actualmente considerada adecuada para la obtención de plástico reciclado que se pueda usar en las botellas para bebidas, es el reciclado mecánico de residuos PET posconsumo.
  • El plástico obtenido mediante tecnologías de reciclado químico, no se puede distinguir del material virgen y por tanto, por el momento, el material reciclado contenido en ese tipo de plástico no se indica en la documentación de conformidad emitida de acuerdo con el citado Reglamento.
  • Solo se tiene en consideración el plástico reciclado contenido en las botellas para bebidas incluido en el ámbito del Reglamento (UE) 2022/1616.
  • De acuerdo con su artículo 2 sobre metodología de cálculo de la proporción de plástico reciclado contenido en las botellas para bebidas, la fórmula para su cálculo será la siguiente:

RC = R/W x 100 %

  • La proporción de plástico reciclado contenido en las botellas para bebidas (RC) se calculará dividiendo el peso del plástico reciclado contenido en las botellas para bebidas introducidas en el mercado (R; tanto en el cuerpo, tapones y etiquetas/fundas) entre el peso de las partes de plástico de las botellas para bebidas introducidas en el mercado (W). El cociente resultante se expresará en porcentaje.
  • Se deberá considerar en el cálculo, las botellas importadas, exportadas y /o trasladadas a otros Estados Miembros.
  • La norma permite en su anexo III, apartado 3 dentro de los métodos empleados, el uso de diferentes hipótesis justificadas adicionales y herramientas para la obtención y compilación de datos.
  • El sistema de control posterior (apartado 4) de controles cruzados y de exhaustividad de los datos, describe en su apartado 4.3 diferentes factores que afectan a la exactitud y a la fiabilidad de los datos (errores de muestreo, de cobertura, de medición, de procesamiento, de hipótesis…).
  • Finalmente y en su apartado 4.6 se habilitan motivaciones debidamente justificadas para proporcionar una explicación, si la diferencia de tonelaje declarada fuera superior al 10 %, en relación con los datos presentados el año anterior.

Además y de forma complementaria a esta decisión de ejecución, a partir del 1 de enero de 2024, ha entrado también en escena la certificación del contenido de plástico reciclado, que deberá realizarse a través de la norma UNE 15343:2008 y que básicamente traza y evalúa el contenido de material reciclado en los nuevos productos, donde la certificación documental a través de los recicladores toma una importancia nuclear.

Después del análisis del texto normativo, deberíamos de asumir que el reciclaje y su sector , es vital dentro de la gestión de los residuos, y que las Administraciones deben garantizar que se encuentra en condiciones de libre mercado y alejadas de las influencias e intereses de los SCRAPs; cabría destacar también únala existencia de solución viable a la problemática presentada en cuanto a generación, uso y gestión de los materiales reciclados, tal sería el sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR).

Sin embargo, los actuales sistemas siguen centrados en el mundo de la corresponsabilidad ciudadana y la realidad deseada, obstaculizando así, la implementación de sistemas eficientes, como el mencionado SDDR, que sí posibilitarían la consecución de los ambiciosos objetivos de la Unión Europea.

Algunas empresas, en su empeño por dibujar una realidad paralela, se esfuerzan en aplicar capas de lavado verde a su marca, y ya incluyen en su etiquetado nuevos productos con un 100 % de contenido de material reciclado; entonces la pregunta se hace evidente: ¿para qué pretender disponer de más material reciclado con preferencia, si ya lo tienen?

Desde la alimentación, automoción, o cosmética, son muchos los sectores que se apuntan el tanto de incorporar a sus procesos productivos materiales reciclados, ahora además, organizaciones y empresas integradas en el actual SCRAP de envases, son los que demandan ante Europa en la propuesta actual del Reglamento de envases y residuos de envases (PPWR), disponer de derechos preferentes sobre la disposición de materiales reciclados en sus nuevos productos.

Hoy en día, la incorporación de residuos plásticos en los contenedores amarillos de nuestras calles, no facilita el reciclaje de calidad ni desarrolla adecuadamente un mercado de materias primas secundarias, no llevándonos a cotas crecientes de recuperación de materiales e incorporación de éstos a los ciclos virtuosos de la economía circular y es que, tal y como nos trasmitieron los clásicos griegos hace ya más de dos mil seiscientos años, vestir de oveja, en algunas ocasiones, no es la mejor idea para evitar ser comido por el pastor.

0 comentarios

Quizás también te interese leer..

EL IMPUESTO ESPECIAL AL PLASTICO NO REUTILIZABLE COMO PALANCA DE IMPULSO AL SECTOR DEL RECICLADO DE PLÁSTICO

EL IMPUESTO ESPECIAL AL PLASTICO NO REUTILIZABLE COMO PALANCA DE IMPULSO AL SECTOR DEL RECICLADO DE PLÁSTICO

Este es un impuesto que no se aplica y que podría no llegar aplicarse o que podría llegar a aplicarse de manera parcial, todo ello dependerá de la decisión de compra de los productores cuando decidan los envases que ponen en el mercado.Si los productores entienden la finalidad de este impuesto y las ventajas que supone para la reputación y las cuentas de resultados de sus empresas, optarán por incorporarán cada vez más plástico reciclado a sus envases.

Armonización metodológica. Decisión de ejecución 2021/1752 de la Comisión Europea y su trascendencia en la consecución de los objetivos de reciclaje.

Armonización metodológica. Decisión de ejecución 2021/1752 de la Comisión Europea y su trascendencia en la consecución de los objetivos de reciclaje.

En nuestro país, en la actualidad existe un porcentaje que se computa no siguiendo la directriz de esta decisión de ejecución europea, es la llamada fracción resto, donde los niveles de contaminación de las botellas son muy elevados, impidiendo de esta forma el reciclado de alta calidad que fomentan las Directivas Europeas e incluyéndose dentro de las estadísticas.

RECICLAJE DE ALTA CALIDAD

RECICLAJE DE ALTA CALIDAD

El concepto de reciclaje de alta calidad es un pilar en las Directivas de residuos y envases y una exigencia en las diferentes transposiciones que de ellas se hagan a los Estados miembros de la UE.